Blinky, adorable y mortífero

Hoy os traigo un cortometraje que me ha llamado la atención por ser, cuanto menos, inquietante. Tratando un tema tan masticado ya como los androides domésticos, narra la historia de un niño que recibe un regalo especial por navidades: Blinky.

El caprichoso niño es Max Records, el mismo que interpretó a otro personaje con poca educación pero mucho corazón en la película Donde viven los monstruos (¡le dedicaré un post en otra ocasión!).

El corto, dirigido por Ruairi Robinson, tuvo un presupuesto de 45.000 euros y con ellos ha conseguido una estética muy cuidada en todos los sentidos. Aunque no cuente nada nuevo, merece la pena dedicarle unos minutos para empaparse con un poco de ciencia ficción terrorífica.

¡Un rugido!

Anuncios