RAWR!


 Llevo mucho tiempo pensando en escribir un blog, pero nunca me había atrevido a dar el paso. Tenía miedo de no cuidarlo como es debido y no dejarlo crecer, pero  por fin se ha decidido a romper el cascarón y está hambriento de curiosidad.
Éstas son las crónicas del Papayasaurio.
Quiero alimentarlo con todo lo que me apasiona, como las historias del cine, las aventuras de los videojuegos y todas aquellas curiosidades que sencillamente adoramos. Quiero que se haga fuerte y que, como todas las pequeñas cosas de la vida, tenga mucho que contar.
El Papayasaurio y yo te mandamos un fuerte rugido y esperamos que te guste lo que encuentres por aquí :)

Anuncios